La única diferencia además de su color es el tipo de pollo. Diferentes gallinas están pintadas en diferentes colores. Mientras que ponen huevos marrones con pelos rojos o marrones y aretes de colores a juego, las plumas blancas y las orejas blancas dan huevos blancos.

Los huevos blancos son más atractivos para los consumidores porque se ven más limpios y claros que los huevos marrones. Algunas personas prefieren los huevos marrones porque es más fácil diferenciar la corteza cuando se trata de cocinar.

Resumen:

No hay diferencia nutricional entre los huevos blancos y marrones.

Se creía que las diferencias de color se debían a los tipos de pollos que ponían huevos.

Referencias